Buscar
  • Admin

El Procurador. Nuestro gran aliado.


Uno de los mayores retos que tenemos en los despachos de abogados con los clientes consiste en explicarles en qué consiste la figura del procurador.

Esta problemática nace, como así nos cuenta nuestro colaborador Julio Sánchez, debido a la influencia de la cultura anglosajona, y más concretamente del mundo del cine:

"Por mi experiencia profesional, los clientes del despacho imaginan un procedimiento de película que en la mayoría de ocasiones, dista mucho del que vemos en los tribunales de justicia, tanto españoles como europeos."

Como veremos a continuación, el procurador, siendo técnico, es el representante procesal de la parte.

Para explicar su función, suelo valerme de un pequeño ejemplo:

Supongamos que te ha tocado participar en un concurso televisivo, que consiste en sacar una bola de un bombo delante de las cámaras. Obviamente te ha tocado a ti el concurso, por lo que tienes el derecho de extraer en todas las bolas que componen el sorteo, la que más te guste.

Ahora supongamos que ese día por la razón que sea, te pones enfermo o no puedes acudir. ¿Qué opción se te ocurriría para solucionar este problema? Fácil, mandar a alguien en tu nombre para que esté presente.

Y si encima tienes suerte, y te toca el coche, sería estupendo que pudiera recogerlo en tu nombre y traértelo a la puerta de tu casa, ¿no?

Pues a grandes rasgos, en eso consiste la representación procesal.

Dada la magnitud del procedimiento, el sistema judicial español opta por acudir siempre (bueno, casi siempre) a un representante que mejores conocimientos procesales que el ciudadano medio para asegurar que esté defendido en todo momento, que sepa como actuar, y especialmente, para tener constancia de que el sujeto está al corriente de todo a través de su representante. De hecho, en materia civil, si el demandante no puede acudir al acto del juicio, deberá de hacerlo su procurador de manera obligatoria.

Obviamente este ejemplo no abarca la grandeza e importancia del procurador, e incluso desvirtúa su actuación en el orden penal (el acusado siempre tiene que estar presente), pero puede ser una manera sencilla de explicar esta figura.

En más de una ocasión, en Roales & Asociados, hemos utilizado este pequeño simil con nuestros clientes y así han logrado entender con facilidad la figura del Procurador.

Por último, y antes de incluir las tres notas que cerrarán el texto, considero justo añadir que el procurador tiene muchísimas más funciones, y que es un gran colaborador del abogado, pues puede encargarse de una serie de cuestiones que a veces a una persona le resulta imposible de gestionar de manera correcta.

- Los procuradores, como por ejemplo los notarios, trabajan con unos aranceles fijos. Eso quiere decir, que a grandes rasgos, todos los procuradores de España cobran lo mismo por sus servicios. Por eso es aconsejable dejar al letrado que ofrezca posibles candidatos para el asunto, gracias a su amplio conocimiento sobre los mismos, dejando la decisión final como no podría ser de otro modo al cliente.

- Si bien el Estatuto de la Abogacía en vigor impedía que una misma persona compatibilizara funciones de abogado y procurador al mismo tiempo, esta incompatibilidad ya no existe y el mismo sujeto puede realizar ambos oficios.

- Nuestra máxima autoridad judicial (es decir el Tribunal Supremo en su Sala de lo Civil) ha dictado Sentencia el día 29 de mayo del presente año en el que analiza y desarrolla la responsabilidad que tiene el representante procesal.

#procurador #derecho #legislación

10 vistas

 © 2014 Roales & Associates. 

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Black Instagram Icon