Buscar
  • Admin

Reclama a tu aerolínea


¿Has sufrido un retraso en tu vuelo, se ha cancelado o te han denegado el embarque?

Tienes derecho derecho recibir una compensación económica.

Como veremos a continuación, la normativa vigente se posiciona del lado del consumidor y obliga a las aerolíneas a indemnizar económicamente los daños y posibles perjuicios sufridos, de manera inexcusable.

En Roales & Asociados nos complace anunciar que gestionaremos de manera totalmente gratuita tu reclamación.

Por todo ello, si has sufrido algún contratiempo de los que a continuación aparecen reflejados, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros.

Estas líneas se las debemos a nuestro colaborador Julio Sánchez, que ha sacado un poco de tiempo para ilustrarnos un mercado que conoce bastante bien:

El desarrollo legal de esta temática equipara a los pasajeros de un vuelo como consumidores, lo que convierte a los mismos en sujetos de múltiples derechos que deben de ser respetados. Lejos de lo que la gente piensa, reclamar a una aerolínea es mucho más rápido de lo que la gente piensa y además, la tasa de éxito es bastante alta.

Nuestra idea no es explayarnos en exceso, pero sí es importante dejar claro hasta que punto llegan nuestros derechos como pasajeros de cualquier aerolínea: haciendo mención especial a que estos derechos son irrenunciables, por lo que la compañía aérea no puede eximirse del cumplimiento de los mismos en base a cualquier cláusula contractual pactada. Únicamente hay dos supuestos en los que puede haber una renuncia temporal a los mismos, pero exigen inmediata compensación. Más tarde los explicaremos.

La normativa que regula los derechos de los pasajeros en el ámbito europeo es el Reglamento (CE) nº 261/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de febrero de 2004. A pesar del nombre, dicho Reglamento no resulta exclusivamente de aplicación en vuelos intracomunitarios, sino que es de aplicación para aquellos vuelos en los que un país comunitario sea origen o destino. Por lo que, en todo contrato de transporte que parta de cualquier aeropuerto de España, o que su destino sea cualquier aeropuerto de dicha nación, será objeto de aplicación del Reglamento Europeo de conformidad con el artículo 3 del mismo y de lo contenido en el Reglamento (CE) nº 593/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de junio de 2008, sobre la ley aplicable a las obligaciones contractuales (conocido como Roma I).

Una vez tenemos clara la ley aplicable, llegamos a la parte importante: nuestros derechos como pasajeros, y las actuaciones ante las que las aerolíneas se encuentran obligadas en el caso de incumplimiento.

El primer derecho del que vamos a hacer referencia es la asistencia comprendida en los artículos 9 y siguientes del Reglamento objeto de análisis. En dichos artículos se encuentra que en situaciones de retraso, cancelación, denegación de embarque etc, la compañía se encuentra obligada a ofrecer asistencia de distinto tipo a los consumidores afectados (ofrecer bebida, alimento, posibilidad de realizar llamadas telefónicas gratuitas), hospedaje en el caso de que tener que pernoctar los mismos, derecho de reintegro del precio del billete, o compensaciones por el cambio de clase.

Por todo ello, los pasajeros que sufran una cancelación (y siempre que no hayan sido preavisados con al menos dos semanas de antelación, una en supuestos excepciones) tendrán derecho a que la compañía les abone una compensación de 250, 400 o 600 euros en función de la distancia entre el aeropuerto de origen y destino. Compensación que puede quedar reducida a la mitad si la compañía aérea ofrece un medio de transporte alternativo, a saber: 125, 200 o 300 euros. Aprovecho la ocasión para mencionar que esta compensación, tal y como ha reconocido la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea responde a un concepto de mínimo. Por lo que, cualquier daño adicional en que haya incurrido la aerolínea, deberá responder del mismo modo. Por lo que en principio, situaciones de mera molestia, incertidumbre o angustia se encontrarían incluida dentro del quantum indemnizatorio. Por todo ello, todo daño deberá ser acreditado y cuantificado de manera correcta, aunque en base a nuestra experiencia hemos llegado a la conclusión de que en muchas ocasiones, el verdadero límite lo pone el juzgado que estudia el asunto. Por lo que nuevamente te invitamos a ponerte en contacto con nosotros sobre cualquier tipo de duda.

Ya casi para terminar, decir que la compensación a la que se refiere el artículo anterior también resulta de aplicación, según doctrina del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, para el caso de que el retraso respecto del destino haya sido igual o superior a tres horas.

Por lo que, si has sufrido en alguna ocasión un retraso superior a tres horas, una cancelación de un vuelo, te ha sido denegada la posibilidad de embarcar -teniendo que coger un vuelo distinto al contratado, suponiendo todo ello importante retraso-, o cualquier otro tipo de violación de tus derechos, te invitamos a ponerte en contacto para contratar nuestros servicios profesionales en la defensa de tus derechos e intereses, gestionando tu reclamación tanto de manera extrajudicial como judicial. Ofertando por todo ello uno de los mejores precios del mercado, y una atención personificada. Es por ello que, gestionaremos de manera totalmente gratuita tu reclamación y demanda.

Como lo prometido es deuda, y dijimos que había una serie de supuestos en los que el pasajero afectado podía renunciar a sus 'derechos', no vamos a perder la ocasión de explicar los mismos. El primero de ellos hace referencia a la denegación de embarque, contenida en el artículo 4 del Reglamento. Simplemente hace referencia a que para el caso de haber problemas respecto de las plazas ofertadas, y resultando obligatorio denegar el embarque a algún pasajero, la aerolínea buscará en primer lugar a algún voluntario que acepte la situación. Resultando, como es obvio, compensado por las molestias ocasionadas.

El segundo supuesto, y con ello termina el presente estudio, tiene su base en una de las partes menos leída del Reglamento: los considerandos. Así, el número 18 de los mismos, establece que si la atención a prestar a los pasajeros puede suponer un retraso superior, la aerolínea puede limitar dicha asistencia o incluso denegarla. En esos caso, como consumidores, podemos vernos privados de nuestros derechos durante un lapso de tiempo. En ningún caso impide la posterior reclamación del artículo 7.

En Roales & Asociados también gestionamos reclamaciones relativas a pérdida, destrucción o retraso del equipaje. Las normas desarrolladoras de esa materia son la Ley de Navegación Aérea, el Real Decreto 37/2001, y el Convenio de Montreal, de 2004, y por ello no han sido mencionadas en el presente análisis.

Puede ponerse en contacto con nosotros para el encargo de cualquiera de estos asuntos. Respetando la misma política de honorarios, salvo en casos excepcionales.

#reclamaciones #derecho #aerolínea

17 vistas

 © 2014 Roales & Associates. 

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Black Instagram Icon